Compras navideñas: alertan por el aumento de estafas virtuales y fraudes bancarios

Por Franco Spinetta

La llegada de las fiestas, el cobro de aguinaldos y la amplia oferta de promociones para compras online son un caldo de cultivo ideal para las estafas y defraudaciones, dos delitos que crecieron exponencialmente con la pandemia y la expansión del comercio electrónico. Así lo advierten desde la Defensoría del Pueblo de la Ciudad, donde reciben cotidianamente denuncias sobre robos de claves bancarias o datos de tarjetas de créditos a través de redes sociales y mails apócrifos.

En los últimos días, miles de personas recibieron correos con una supuesta deuda con la tarjeta VISA, según contaron diversos usuarios a Diario Z. En el mail se especificaba que para salir de la lista de morosos, se debía transferir el dinero a un gestor a cargo del trámite. Este tipo de estafas, denominado como phishing bancario, se replica en mensajes de WhatsApp con supuestas ofertas laborales que vienen acompañadas de un enlace que, al hacer click, sustrae datos privados del usuario.

Según explica a Diario Z el defensor adjunto del Pueblo y defensor del Cliente Bancario, Arturo Pozzali, las estafas virtuales tuvieron un crecimiento muy fuerte durante la pandemia (alrededor del 200%), un fenómeno que no se detuvo durante el 2021. El año pasado, se registraron en la defensoría porteña 586 denuncias. En lo que va de este año, 633. “Se vienen las fiestas, hay muchas promociones y se cobran los aguinaldos… hay que tener más recaudos”, advierte Pozzali.

Los estafadores suelen aprovechar los picos de consumo, como las promociones masivas (del estilo Black Friday) o los descuentos para estimular las compras navideñas. “A lo largo de todo el año siempre los procesos de engaño son similares y los bancos denuncian diariamente cuentas apócrifas que están destinadas a robar los datos de la gente”, alerta Pozzali.

La secretaría de Comercio Interior también viene registrando una tendencia similar: los reclamos por fraudes y estafas en los servicios financieros treparon 286% en el primer cuatrimestre de este año, en comparación con el mismo periodo de 2020, con lo cual se cuadruplicaron.

Desde septiembre, el trámite judicial de este tipo de defraudaciones se realiza en los juzgados porteños, una decisión que busca agilizar la resolución de casos que -por lo general- quedan en la nada. La justicia porteña asumió la competencia por los delitos de defraudación que se cometan mediante el uso de tarjetas de crédito o débito en el ámbito de la Ciudad. En apenas dos meses, los fiscales porteños recibieron 576 denuncias de este tipo, según revela a Diario Z una fuente del Ministerio Público Fiscal de la Ciudad.

Esto incluye a delitos cometidos con tarjetas que hubieran sido falsificadas, robadas, perdidas u obtenidas del legítimo emisor a través de un engaño. Esto incluye los fraudes cometidos mediante el uso no autorizado de los datos de una tarjeta.

Las estafas, agrega Pozzali, también se están produciendo en la venta de artículos por Mercado Libre o Market Place de Facebook. La modalidad es la siguiente: una persona simula una compra de un artículo usado a la venta por -a modo de ejemplo- $500; inmediatamente después envía un comprobante apócrifo por $50 mil y avisa al vendedor que cometió una equivocación. Entonces recibe un llamado del “banco” avisando de un supuesto movimiento sospechoso. “Luego le indican a la persona que vaya a un cajero para poner una clave y, de esta manera, generan acceso a la cuenta”, explica Pozzali.

“Hay que estar muy atentos con el tema datos, si alguien te llama y te pide los datos, no los den, nunca”, refuerza el defensor adjunto del Pueblo.