La autopsia reveló que Lucas fue torturado después de que lo balearan

Los investigadores del crimen de Lucas González creen que los Policías de la Cuidad acusados del ataque también quemaron al joven con un cigarrillo en una mano, ya que en la autopsia se detectó una lesión de ese tipo realizada en el mismo lapso, informaron este martes fuentes judiciales. La quemadura fue realizada cerca del momento en que fue baleado, por lo que la principal hipótesis es que fueron los policías los responsables.

Por su parte, el abogado de la familia de Lucas González, el adolescente que murió baleado por la policía en el barrio porteño de Barracas el pasado 17 de noviembre, aseguró este martes que el joven «fue torturado» por efectivos de la Policía de la Ciudad, luego de que se confirmara en la autopsia que tenía una quemadura de cigarrillo en la mano derecha.

Además, los voceros agregaron a Télam que no se descarta que, en el marco de la causa por el encubrimiento del hecho, se realicen nuevas imputaciones.

Para este martes está prevista la declaración indagatoria de la oficial Lorena Miño, la última en ser detenida el lunes luego de que se entregara ante la Justicia tras permanecer el fin de semana prófuga, añadieron las fuentes.

El abogado que representa a la familia de Lucas y a los chicos que sobrevivieron al ataque policial, Gregorio Dalbón, dijo que en total «van a ser doce (policías) detenidos», ya que «faltan tres más«.

«Paso a paso vamos viendo cada análisis y cada policía que declara está involucrando a otro. Se están poniendo muy nerviosos. Los de la brigada que mató a Lucas no son los mismos que vinieron a la tarde y trataron de ponerle el arma, encubrir y armar toda la parafernalia para que estos menores terminen siendo sindicados como delincuentes«, dijo el letrado en declaraciones formuladas durante la mañana a Radio 10.

Al respecto, Dalbón manifestó que algunos de los acusados -por el momento tres efectivos imputados por el homicidio y seis por el encubrimiento- «han nombrado a otro comisario que estuvo por la tarde en el lugar del hecho«.

«Tremendo hallazgo que los padres manifestaron en su testimonial. Lucas fue torturado. Le quemaron un cigarrillo en la mano. Cuando la madre lo contaba los fiscales quisieron dejarlo escrito. Tanto (el fiscal Andrés) Heim como (el fiscal Leonel Gómez) Barbella. Ahora ese testimonio cobra valor con el resultado de autopsia», tuiteó el abogado.