Cambios en la Ley de Alquileres: afectarán el plazo de los contratos y el modo de actualización

“El Congreso sancionó, no con mala fe, sino buscando una solución a un problema, una ley que fracasó. La Ley de Alquileres, que pretendía asegurar a inquilinos y propietarios terminó disminuyendo la oferta, retrayendo la posibilidad de desarrollar el negocio y generando incertidumbre y dificultades para el inquilino.” Estas fueron las palabras con las que el presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Massa, anunció, el 24 de noviembre, Día de la Construcción, que el oficialismo buscará modificar la norma que terminó sancionándose en junio de 2020.

Los puntos clave de la ley 27.551, que hoy rige los acuerdos entre locadores y locatarios, son dos:

1) El contrato no puede hacerse por un período menor a los tres años.

2) La actualización de los valores es anual -no semestral- y su porcentaje surge de un promedio entre el índice de inflación y el de aumentos salariales. Esa cifra la publica el Banco Central.

Hay otros puntos en la norma actual: el mes de adelanto y el depósito de garantía no pueden superar, cada uno, el equivalente a un mes de alquiler;  las expensas extraordinarias quedan a cargo del dueño. Sin embargo, los ejes de la discordia son los dos que se mencionaron al inicio, el plazo mínimo y el modo de actualización.

Los argumentos de cada lado

Quienes sostienen que la “ley fracasó”, algo en lo que parecen coincidir el Frente de Todos y Juntos por el Cambio, fundamentan su postura en los aumentos que tuvieron los alquileres el último año y medio.

En el informe elaborado por la Dirección de Estadística y Censos porteña, publicado a principios de noviembre, se indicaba que en los últimos doce meses los alquileres en la CABA habían aumentado en promedio 57%. Es una cifra que está por encima de la inflación, que según el INDEC se ubicó en 52,1% tomando el período de octubre del 2020 contra el mismo mes de este año.

La Federación de Inquilinos, por su parte, tiene una posición diferente. En un comunicado de su presidente, Gervasio Muñoz, señaló que “no fracasa la ley sino la incapacidad del Estado para controlar y hacerla cumplir”.     

Los cambios

La diputada electa Marcela Passo, que asumirá el próximo 10 de diciembre, se transformó esta semana en la vocera del Frente de Todos sobre el tema.

En una entrevista al canal Diputados TV, declaró: “Estamos analizando un nuevo proyecto. La Ley de Alquileres fracasó porque hoy no hay certezas ni para los inquilinos ni para los propietarios. Es una ley que también salió por amplio consenso, así que no queremos imponer un proyecto si no sentarnos con todas las partes. Los plazos y las actualizaciones de los contratos son los puntos que generan más incertidumbre y son parte del trabajo que se viene”.   

Aunque no se ha plasmado de modo formal, desde el bloque oficialista dejaron trascender a la agencia Télam que la idea sería volver al plazo mínimo de dos años. Y que los aumentos sean semestrales y no anuales. Estos serán, por ahora, los dos puntos básicos de la modificación. Sin embargo, el debate recién se inicia.