En los últimos cinco años, Larreta vendió o concesionó 47 hectáreas de terrenos de la costa del Río de la Plata

Por Demián Verduga. Diario Z

La Constitución de la Ciudad no puede ser más clara: “Los espacios que forman parte del contorno ribereño son públicos y de libre acceso y circulación”. Toda la costa de Río de la Plata, por lo tanto, debe estar abierta para todas las personas que quiera disfrutarla.

Sin embargo, en los últimos cinco años se cedieron, a través de la venta o como concesión, 47 hectáreas de terrenos que desembocan en el Río de la Plata.

El caso más reciente, la semana pasada, es la ley que determina la rezonificación de Costa Salguero, para habilitar la construcción de edificios privados. Pero la enajenación ya cumplió los 30 años: desde 1991 Costa Salguero estuvo concesionada a la empresa Telematrix, propiedad de un conglomerado empresario en el que destaca la diputada del PRO Carmen Amorim Uribelarrea de Polledo y su esposo.

En la misma sesión se votó la rezonificación de otras 72 hectáreas, las de la Ex Ciudad Deportiva de la Boca, en Costanera Sur, donde IRSA pretende levantar el barrio de lujo Costa Urbana.

El dato de las 47 hectáreas surge de un relevamiento realizado por el Observatorio por el Derecho a la Ciudad. Estas 47 hectáreas incluyen concesiones prorrogadas sistemáticamente desde hacer años. La distribución es la siguiente.  

  • Trece hectáreas son parte de la nueva concesión realizada por el gobierno porteño al Club Tiro Federal, en el barrio de Núñez.
  • Nueve hectáreas corresponden a distintas parcelas del denominado Distrito Joven, que recorre buena parte de la Costanera Norte. Entre esos lotes está incluido Punta Carrasco.
  • Cuatro hectáreas corresponden a Costa Salguero.
  • Veintiuna corresponden al barrio náutico de lujo que construirá IRSA en la Costanera Sur, en el predio de la ex Ciudad Deportiva de Boca Juniors.        

El río cada vez más lejos

“El Gobierno de la Ciudad tiene por costumbre prorrogar las concesiones, aunque estén vencidas, hasta lograr la privatización de los terrenos. Eso pasó este año con Costa Salguero. La concesión se había terminado en abril pasado”, le dijo a Diario Z el abogado Jonathan Baldiviezo, director del Observatorio que realizó el relevamiento.

Punta Carrasco, que es parte del Distrito Joven, está concesionado hace 30 años y se va renovando. Y lo más escandaloso en este sentido fue lo que sucedió con Tiro Federal. Esas parcelas se cedieron al club por 75 años. Es casi una privatización. Luego, además, está el bajo monto de los cánones que las empresas pagan por explotar esos espacios”, explicó Baldiviezo.

Los terrenos concesionados al Club Tiro Federal se cedieron por 75 años.

Baldiviezo sostiene que la mayor pérdida la produce el proyecto denominado “Costa Urbana”, de IRSA. El barrio náutico que quiere levantar la única constructora del país que cotiza en la Bolsa de Nueva York incluye la construcciónde torres, circuitos gastronómicos e incluso avanza para uso propio sobre un canal del Río de la Plata.

La ex Ciudad Deportiva tiene una superficie de 72 hectáreas y el proyecto de IRSA reservó 21 hectáreas para el desarrollo inmobiliario y 51 para espacios públicos. Para Baldiviezo, el Estado porteño debía recuperarlas “por mandato constitucional. “Esta es una porción que no se recupera más -opinó Baldiviezo-. Una vez que estén las torres no habrá forma de retroceder. Con las concesiones siempre está la posibilidad de seguir peleando la recuperación”.

Según el ambientalista, durante la década de 1990 “se habían perdido casi todos los predios. Algo se fue recuperando con la autonomía porteña y ahora se vuelven a perder”. Varias parcelas del Distrito Joven fueron concesionadas durante la pandemia.

El arquitecto y urbanista Andrés Borthagaray también fue consultado por Diario Z. “La Constitución de la Ciudad es muy clara sobre el acceso público al río. El Plan Urbano Ambiental también -dijo-. El avance se genera con los rellenos. Esos nuevos espacios son una especie de tierra de nadie. Y después vienen las concesiones”.

“El avance de las concesiones para los privados se genera con los rellenos. A medida que avanzan se justifican esas iniciativas con la excusa de que esos nuevos espacios son una especie de tierra de nadie”.

Andrés Borthagaray. Arquitecto y urbanista.

Borthagaray opina que -además de mantener estos predios en manos públicas- habría que mejorar el acceso: “En general es muy difícil. En el caso de Costanera Norte, por ejemplo, el nuevo proyecto de Tiro Federal lo hace todavía más cortado y difícil”.

Cualquier porteño que pase por la zona del Aeroparque Jorge Newbery notará que hay grúas, brazos mecánicos, camiones con grandes volquetes. El trabajo es permanente. Se trata de un nuevo relleno, como los mencionados por Borthagaray. El proyecto apunta a ganarle seis hectáreas el río.

“La obra es producto de la reestructuración del aeropuerto -explicó Baldiviezo-. Para hacer más extensa la pista se  quitaron los estacionamientos. Lo que harán con ese relleno es construir un estacionamiento subterráneo y arriba una especie de plaza”.

Borthagaray dice que la franja frente al Aeropuerto “es de lo poco que queda con un acceso menos dificultoso” pero que con esta obra el río se alejará aún más.

Los trabajos de relleno frente a el Aeroparque son para construir un estacionamiento subterráneo.

Qué se podría recuperar

Más allá de estas 47 hectáreas que ya están en manos privadas -aunque muchas bajo la forma de una concesión- hay otras zonas costeras que también están en disputa.  

“La Isla de Marchi (al sur de la ex ciudad deportiva de Boca) tiene casi tanto terreno como Puerto Madero -explicó Baldiviezo-. Son terrenos nacionales. Durante el gobierno de Cristina Kirchner se había firmado un decreto para desarrollar un polo audiovisual. Mauricio Macri lo derogó y aprobó otro de desarrollo urbano. Nada de eso avanzó todavía y el actual gobierno dejó el proyecto de lado, pero el sector inmobiliario tiene puesta su mira en ese espacio”.

También está en discusión el destino del puerto de Buenos Aires. “Macri lo quería ir achicando, rellenando partes del río para trasladarlo y que en esas parcelas se pudieran hacer negocios inmobiliarios. La idea era liberar 27 hectáreas. Ahora quedó todo  trunco, pero muestra las disputas que puede haber por esos terrenos”, agregó Baldivieso.

Historia y futuro

Las fotos de miles de personas bañándose en el Río de la Plata están registradas solo en blanco y negro. Parecen viejísimas. Sin embargo, son de hace 50 o 60 años atrás. ¿Es imposible que vuelvan a repetirse?     

“Hace 50 o 60 años el acceso al río era muy distinto -dijo Borthagaray. A fines de la década de 1960 empezó el proceso actual. Comenzó la tendencia de aumentar los rellenos y ganarle espacio al río.”

El urbanista recordó que la actual Reserva Ecológica era un relleno para expandir el área central de la Ciudad: “Eso no se concretó, la naturaleza se apropió de ese espacio y quedó la reserva. Pero ahí antes había costanera con balneario público”.

“La Isla de Marchi tiene casi tanto terreno como Puerto Madero. Son predios nacionales y el sector inmobiliario tiene puesta la mira allí”

Jonathan Baldiviezo. Observatorio por el Derecho a la Ciudad.

En la primera etapa de la autonomía porteña “pareció que todo se podía recuperar y torcer el rumbo, pero no fue así”, reflexiona Baldivieso. Recuperar los espacios de contacto con el río hasta podrían significar un valor económico: “Las ciudades también tienen un atractivo por la calidad de sus paisajes.”

“Cuando Domingo Faustino Sarmiento hizo el Parque Tres de Febrero en el siglo IXX lo que hizo fue el parque. No hubo otro objetivo. Lo mismo ocurrió con Parque Patricios, donde antes estaban los mataderos. Está en nuestras tradiciones crear espacios destinados a ampliar el verde y el contacto con la naturaleza. Hay que retomar esa orientación”, concluyó.