“Si crecen los contagios, van a crecer los enfermos graves”, dice el infectólogo del Muñiz Luis Trombetta

Demián Verduga. Diario Z

En el último mes, los casos de coronavirus se multiplicaron 400% en la Ciudad de Buenos Aires. El miércoles 17 de noviembre, hace cuatro semanas, el Ministerio de Salud porteño informó 202 nuevos casos positivos de Covid-19. Y los datos al 16 de diciembre arrojaron 976. Es decir que se multiplicaron por cuatro.

Si la evolución se vuelve geométrica y el crecimiento sigue el mismo patrón, la próxima semana los positivos estarían rondando los 1.500 diarios y en 15 días podrían estar en 3.000, que fue el promedio más alto de toda la pandemia, entre abril y mayo de este año.

Por supuesto que las proyecciones geométricas no son una regla ni un destino inevitable. Pero está claro que ha comenzado una  fase distinta de la pandemia a la que transcurrió durante los meses de la primavera.

Tomando como punto de partida el 17 de noviembre, la progresión fue bastante nítida. A la semana siguiente, el 24 del mismo mes, los positivos había subido a 315. Y a la siguiente, el 1 de diciembre, estuvieron en un nivel similar, con 334 nuevos casos de residentes. Siete días después, el 8, ya se habían ubicado en 477 y ahora están por encima de los 800.

El 17 de noviembre, el Ministerio de Salud porteño informó 202 nuevos casos positivos de Covid. El 14 de diciembre, 803. Se multiplicaron por cuatro.

Por qué crecen los contagios

Por otra parte, la Ciudad de Buenos Aires lidera la vacunación en todo el país. Tiene cerca del 90% de su población con una dosis y a un 80 con ambas. ¿Por qué están subiendo tantos los casos entonces?

“Si alguien se contagia es porque es susceptible. Es decir que el nivel de anticuerpos no alcanza para inhibir el contagio. Todos somos susceptibles. La vacuna provee ciertos grados de inmunidad que en algunos casos sirve para cortar el contagio y en otros para que el curso de la enfermedad sea menos grave”, le dice a Diario Z  Luis Trombetta, infectólogo del Hospital Muñiz. El viejo hospital de Parque Patricios es cabecera de la lucha contra la pandemia en la Ciudad..

“Los motivos por los que alguien se contagia son varios. Hay condiciones del virus, como la nueva cepa Ómicron-explica Trombetta-. Y están las condiciones del huésped, si está vacunado o si tiene una sola dosis, entre otras posibilidades. En Europa se están infectando los vacunados. Por eso se está debatiendo seriamente la tercera dosis.  En la Argentina está esa discusión, con la ventaja de que en nuestra población hay muchos menos antivacunas de los que puede haber en Estados Unidos, por ejemplo.”

El aumento de los contagios no tiene su correlato en el sistema de salud, Los indicadores de internación no tuvieron la misma evolución que la cantidad de casos positivos. No crecieron en la misma proporción. De hecho se mantienen en un nivel estable.

“Si crecen los contagios, van a aumentar los casos graves. Pero por ahora no hay un incremento exponencial en el requerimiento de la asistencia hospitalaria.”

Luis Trombetta, infectólogo del Hospital Muñiz.

El 17 de noviembre, cuando había en promedio 200 positivos diarios, solo hab+ia 16 camas de terapia intensiva en el sector público, ocupadas por pacientes Covid. Y en el sector privado sumaban 115. Los datos de este martes 14 de diciembre indican que en el sistema público ese número subió a 22 y en el privado bajó a 88.   

El gobierno y buena parte de la sociedad mira el impacto de la nueva ola de contagios a través de las camas de terapia intensiva. Yo lo que no quiero es que haya más enfermos. Si crecen los contagios, va a crecer el número de pacientes graves. Yo quiero que haya menos contagios”, remarcó Trombetta.

“Por ahora no hay un crecimiento exponencial en el requerimiento de la asistencia hospitalaria -agregó-. En el área de moderados del Muñiz hay 10 pacientes. Llegamos a tener más de 170 enfermos al mismo tiempo en la ola anterior”. “En terapia intensiva, en total, hay 18 internados sobre una capacidad que llegó a ser de 60. Dos de las salas que fueron  destinadas a Covid en su momento ahora volvieron a sus funciones anteriores”.

Al ser consultado sobre si la baja demanda de internación se explica por la vacunación, el infectólogo destacó. “Es lo más probable. El punto es que todos los pacientes que se internan en los hospitales deberían tener una serología Covid. En este momento no se está relevando de modo sistemático si los internados están vacunados o no”.