La Defensoría recomienda no usar pirotecnia y advierte sobre el efecto en niños y mascotas

Desde la Defensoría del Pueblo se recomienda no utilizar fuegos artificiales, sobre todo las y los menores de edad. Sin embargo -dice el comunicado-, “si tu decisión es hacerlo, existe una línea denominada “Pet Friendly” que produce un bajo efecto sonoro para las mascotas. Usala y recordá que la pirotecnia siempre debe ser manipulada por las y los adultos”.

La Defensoría recuerda que “a las personas con Trastornos del Espectro Autista (TEA) el ruido que provoca el uso de pirotecnia les genera angustia y ansiedad. También las tensiona y les genera conductas estereotipadas y repetitivas. Su mayor sensibilidad auditiva las lleva, en ocasiones, a tomar una actitud agresiva como forma de manifestar la molestia, y llegan incluso a autolesionarse”.

Y agrega: “Las personas mayores y las convalecientes padecen la contaminación acústica de la pirotecnia, ya que generalmente interrumpe sus horas de sueño y descanso provocándoles tensión y sobresaltos. Asimismo, las personas con Alzheimer experimentan padecimientos adicionales como desorientación y nerviosismo a causa de las explosiones.

Los y las recién nacidos, los bebés y la niñez en general padecen la contaminación acústica de la pirotecnia ya que, además de generarles susto y estrés, generalmente interrumpe sus horas de sueño y descanso provocándoles tensión y sobresaltos.

Las mascotas sufren ante los estruendos de los fuegos artificiales que afectan sus sentidos y quedan perturbadas y atemorizadas. Algunas pueden, incluso, perder la audición y hasta ponerse agresivas, lo que puede ocasionar graves daños. De igual modo, los animales silvestres también padecen los estruendos. Todos ellos pueden llegar a morir por paros cardíacos o atropellados en su huida.”

En las fiestas del 24 y 31 de diciembre de 2020, las guardias de los hospitales porteños atendieron alrededor de 50 personas por heridas producto de la manipulación de pirotecnia, una cifra que se redujo en relación a años anteriores. Aproximadamente el 80% eran menores de edad, y muchos de ellos tenían menos de 12 años.

Que las fiestas no se transformen en el padecimiento de nadie. No uses pirotecnia y si lo hacés que sean #LucesSinRuido.