Testeos: trompearon a un médico del Santojanni y el gremio llamó a parar hasta que haya personal suficiente y seguridad

Los médicos que realizan controles de hisopados en la Ciudad suspendieron desde este domingo y por tiempo indeterminado la atención en las 20 Unidades Febriles de Urgencia (UFU) luego de la agresión sufrida este sábado por un profesional en el Hospital Santojanni, informó la Asociación de Médicos Municipales (AMM).

“Ante los hechos de violencia manifestados en las últimas horas en la UFU y ante la falta de respuesta ejecutiva de las autoridades, la AMM decidió que se suspendan la atención en las mismas hasta tanto se tomen las medidas de seguridad solicitadas que garanticen un escenario seguro”, explicó el gremio en un comunicado.

“Hisopé 240 personas en cinco horas y había 400. Se les avisó desde muy temprano que se dio número desde las 7 de la mañana y a las 11 se avisó que no había más números, porque no había más posibilidad de atender”.

Oscar Swarman. Jefe de la UFU del Santojanni.
Oscar Swarman, el médico del Santojjani, agredido después de hisopar 250 pacientes.

La AMM destacó que las guardias “sólo realizarán hisopados con criterios de internación” y detalló que las medidas gremiales “irán en aumento en función de la respuesta obtenida”.

El sindicato aseguró que este cese de actividades “es necesario para preservar la integridad de nuestros colegas”.

El agredido fue Oscar Swarman, jefe de la UFU del Hospital Santojanni. El profesional dijo que “viene aumentando la situaciones de violencia desde hace un tiempo, el mismo modo de agresión en la sociedad las vemos en las UFU, el tema es que se incrementó la demanda”.

El médico en declaraciones al canal TN, destacó que “veníamos con 100 o 200 hisopados diarios y ahora tenemos 500 diarios. No podemos llegar a hisopar a tanta gente”.

Hay cuatro o cinco cuadras de fila y tres médicos no podemos atender a 500 personas, porque en las UFU no sólo se hace el hisopado.

Oscar Swarman

“En la UFU éramos tres médicos para hisopar a 500 personas. Dimos números y llegamos a hisopar a 250 personas pero además tenemos que cargar los resultados en historias clínicas ya que muchos vienen con algún síntoma”, explicó.

Swarcman destacó que en estas condiciones “atendimos a una persona por minuto” y aseguró que “es un trabajo más que excesivo pero quedaron 250 sin atender” al tiempo que señaló que “muchos nos decían cómo los íbamos a hacer pasar la Navidad sin su familia”.

“Hace semanas venimos alertando a las autoridades. Les dijimos que era necesaria otra organización porque todo iba a terminar mal y terminó mal. Mal para los que hicieron horas de cola y terminaron sin ser hisopados y peor para los médicos.

Jorge Gilardi. Asociación de Médicos Municipales.

“Cuando avisamos que no había más números el resto de la gente se empezó a violentar, hasta que los médicos, las enfermeras y los administrativos se atrincheraron junto al personal de seguridad del hospital”, explicó el médico.

Indicó además que “queríamos evitar que la gente rompa la UFU” y añadió que “trabajamos con las puertas abiertas y ayer había 33 grados en el contenedor“.

El médico destacó, además, que “quedé en la parte de atrás porque me faltaba hisopar a 30 personas cuando apareció una persona de la nada que, tras preguntarme si era el jefe, me da un puñetazo en la nariz”.

“La gente que me vio me decía que por culpa de uno que me pegó no iban a ser testeados. La gente no se solidarizó conmigo ni con los que estaban atrincherados, una médica se escapó llorando diciendo que no iba a volver“, relató.

Swarcman destacó que “hay cuatro o cinco cuadras de fila por la demanda, tres médicos no podemos atender a 500 personas, porque en las UFU no sólo se hace el hisopado sino que hay que hacer un cuestionario a la persona y desinfectar bien el lugar. Tuvimos un incremento de testeos de 1600% en 20 días en la Ciudad, ningún sistema de salud puede absorber esta cantidad de pruebas”.

Las personas “en todo momento nos filmaban y cuando llegó la policía no podían hacer nada ya que intentaron mediar y también fueron agredidos”.

La AMM decidió suspender la atención en las 20 UFU hasta que se garantice la seguridad de los profesionales de la salud. En el comunicado de la Asociación advierten que para “cuidar a los pacientes y salvar vidas se necesitan medidas de seguridad básicas que lamentablemente no existen y las autoridades no dan respuestas pese a reclamos persistentes”.

Jorge Gilardi, médico y presidente de la Asociación, por teléfono, amplía: “Hace semanas venimos alertando a las autoridades del Gobierno sobre esta situación. Les dijimos que era necesaria otra organización porque todo iba a terminar mal y terminó mal. Mal para los que hicieron horas de cola y terminaron sin ser hisopados y peor para los médicos. En los últimos días hubo muchas agresiones, esta (por la del Santojanni) fue la más manifiesta”.