Copago en la medicina prepaga: si no está previsto en el contrato no hay que pagar ningún agregado

Las Federación Argentina de Prestadores de Salud (FAPS) informó que a partir del 1 de enero de 2022 cobrarán a los usuarios un “copago” por casi todas las prestaciones. La FAPS nuclea a las clínicas, sanatorios, geriátricos, centros de diagnóstico por imágenes, empresas de atención de emergencia, entre otras.

El anuncio fue hecho en el marco de una tensión entre esta Federación y las empresas de medicina prepaga que sostienen que no pueden afrontar el incremento del 9% que estas prestadoras solicitaron a partir de enero. Entonces ese aumento se trasladaría a los usuarios.     

Este es un conflicto entre las prepagas y las prestadoras de servicios. Es un problema entre ellos y no del consumidor. A las personas que tienen un contrato sin copago no pueden empezar a cobrarles”, le dijo a Diario Z Sandra González, directora de la Asociación de Defensa de Consumidores y Usuarios de la Argentina (Adecua).

 “La verdad es que las prepagas tampoco pueden alegar que no hayan tenido suficientes aumentos. Han recibido incrementos por encima de la inflación. Pareciera que son estas empresas las que mandaron a hacer el comunicado de las prestadoras para presionar por más aumentos”, remarcó González.

“Hace 10 años hubo un conflicto similar con los medicamentos. Las prepagas sostuvieron que no podrían seguir cubriendo el 40% del costo y de ese modo lograron que los usuarios pusieran el grito en el cielo.”

Gerardo Gullelmotti, coordinador del área de Consumidores de la Defensoría del Pueblo de la CABA.

La directora de Adecua subrayó que, a su criterio, esto “lo tiene que autorizar la Superintendencia de Servicios de Salud”. “A una persona que tiene un contrato sin copagos no se le pueden cambiar las condiciones”, insistió.

Respecto a las acciones que piensan seguir por delante, González subrayó: “Nos estamos poniendo de acuerdo con el resto de las asociaciones para pedir una reunión con el Ministerio de Salud nacional y la Superintendencia”.

Desde la Defensoría del Pueblo de la Ciudad tuvieron una visión similar. Gerardo Gullelmotti es coordinador del área de Consumidores de la Defensoría. Al ser consultado por este medio respecto a los copagos por las prestaciones de salud destacó: “No se le puede cambiar a mitad de camino el contrato a un usuario. Quienes tengan un servicios sin copagos deberán seguir recibiéndolo igual”.

“Hace 10 años hubo un conflicto similar con el tema de los medicamentos. Las prepagas sostuvieron que no podrían seguir cubriendo el 40% del costo. De ese modo lograron que los usuarios pusieran el grito en el cielo. Usan a los consumidores para presionar. Finalmente esto lo tendrá que resolver la Superintendencia de Servicios de Salud”.